En 2013 México obtuvo un puntaje de 34 en una escala del 1 al 100 del Índice de Corrupción de Transparencia Internacional, es decir, tomó el lugar 106 de 177 junto con Argentina, Bolivia, Gabón y Nigeria.

El nivel de corrupción en un país depende principalmente de la práctica común reiterada de sobornos, fraudes, apropiación indebida u otras formas de desviación de recursos por un funcionario público, nepotismo, extorsión, tráfico de influencias, uso indebido de información privilegiada para fines personales, compra y venta de las decisiones judiciales, influencia en decisiones legislativas, entre otras.

En un estudio realizado por Naciones Unidas en 2003, México se situó junto con Filipinas, Sudáfrica, Tailandia, India y República Eslovaca en el nivel más alto de países cuyas resoluciones judiciales carecían de homogeneidad y coherencia, así como altos niveles de corrupción en los tribunales, fiscalía y comisaría.

Uno de los problemas en materia de corrupción es la debilidad y falta de rendición de cuentas en los municipios.

Aún con todos estos preocupantes y graves antecedentes, el pasado 26 de febrero el Congreso de la Unión aprobó el Sistema Nacional Anticorrupción deficiente:

• No contempla sancionar al Presidente de la República en caso de comprobársele actos de corrupción.

• Se establece un plazo de 7 años para la prescripción de delitos relacionados con corrupción, y esto es insuficiente.

• No se incluyó un Registro Nacional en el que los ciudadanos puedan consultar los ingresos y propiedades de los servidores públicos.

Con el objetivo de cambiar esta situación, propuse iniciativas de ley que buscaban que todas las contralorías y órganos internos, formaran parte de la estructura orgánica del organismo autónomo y dependerán de él presupuestalmente.

Su personal estaría sujeto al servicio profesional que determine para tales efectos el organismo autónomo con base en los lineamientos que se generen en el Sistema Nacional de Combate a la Corrupción.

Para saber más sobre este tema, revisa las iniciativas completas